“Yo no quiero mascotas”

12 Jan

Era lo que solía decir cada vez que alguien me sugería tener algún animal.

“Yo no quiero mascotas… luego quién va a limpiar cuando hagas sus cosas. ¿Qué voy a hacer cuando me vaya de viaje?” y así muchas preguntas más. Preguntas que al final podían ser pretextos.

El 12 de diciembre, a la hora de la comida, estaba hablando con mis compis y recibí un mensaje de Luis. Era una foto de él con 3 perritos en los brazos y el mensaje ponía “¿Cuál quieres?”. Eran tan bonitos que inmediatamente respondí que me gustaban todos, pero que había uno que me gustaba más y él me dijo que ese era su preferido también. Le pregunté si estaba hablando en serio y su respuesta fue negativa. No me pareció nada raro esto ya que en anteriores ocasiones él me había enviado fotos de animales que le gustaban y eran sólo para enseñármelos, nada más.

Al llegar a casa ese día, veo a Luis sentado en el sofá del salón con una cara muy rara. Yo sin entender el por qué de su gesto, sigo caminando y al girar la cabeza veo en el suelo una manta rosa con uno de los perritos que me había enseñado en la foto. Sí, ¡el que nos gustaba! De inmediato me senté en el suelo, lo cogí y lo abracé como si mi vida dependiera de ello. Fue amor a primera vista, lo sé.

Después de muchas preguntas y de no soltarlo de ese interminable abrazo comenzamos a plantearnos cosas, cosas que quizás no podíamos responder en ese momento. Pero no importaba nada, estaba aquí con nosotros. Y por cierto, el perrito resultó ser “una”; una Bodeguero a la que llamamos Bimba. <3

Aunque suene trillado, esta perrita ha sido un regalo casi mágico. Tal vez todos piensen que sus mascotas (animales, compañeros o como los llamen) son especiales; todos dirán que son inteligentísimos, que son los más bonitos del mundo y que son únicos. Pero de verdad, lo juro, Bimba es la cosa más tierna del universo perruno. <3

Yo era de esos que no entendía cómo la gente salía de casa y se preocupaba porque el perro estaba solo, porque se hacía tarde para sacarlo a pasear y mucho menos podía creer que la gente fuese a todas partes con ellos. Pero como dice el refrán, el pez muere por la boca. Y aquí estoy, exactamente un mes después, sentado escribiendo este post con ella acostada en mis piernas. Ahora mis abrigos están llenos de pequeños pelos blancos, mis manos están marcadas con sus juguetonas mordidas y le aplaudo cada vez que hace pis o caca en su empapador. De verdad nada de eso me importa, porque cada vez que me mira con esos negros y redondos ojos, el corazón se me retuerce de ternura y alegría.

Espero estar dándole todo el cariño y educación que necesita, ya que es la primera vez que crío un perrinchi mío mío mío de verdad. Bueno, nuestro. <3

Fotos de mi iPhone4.
Reservados todos los derechos.

About these ads

2 Responses to ““Yo no quiero mascotas””

  1. velvetbites 26 January, 2013 at 01:01 #

    Vas a hacerlo genial!!los perros son la sal de la vida, las mayores alegrías y los mejores amigos del mundo!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¡Feliz cumpleaños Bimba! | - 12 October, 2013

    […] cariño; ojalá estemos dándote el mismo amor y alegría. Y así como dije en el post “yo no quiero mascotas“… te […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: